diciembre 15, 2009

milenarios espejos






aun no sucede esta vida

la lejania de las voces
toma su retorno
en este oscuro silenciar
reflejos.

Los espejos las noches
las hadas del péndulo
cuelgan sus estorbos

los presagios los túneles
los bramidos raguñan
la piel
y sangra desdichada la vida

tus ojos tiesos tus ojos;
apresada leyenda que evoco
en mi rezo

atesoro los restos
del fulgor de mis letras
que quema y extingue
lo sagrado de mi ira





por que aqui ha de ser todo lo que quiero

por que en este espejar el alma
ha de suceder
una muerte de sombras

un olvido de muertes.








sol zurita

3 comentarios:

reltih dijo...

el titulo y el contenido; sencillamente excitante profundidad
abrazos

Al Hrrera dijo...

Porque no hay profundidad más eterna, ni más sagrada, que la consciencia propia. Deseo una muerte como la que expones, tan bella como tu poema.

Buenas lunas.

Alejandro Lattapiat dijo...

Hermoso lo que dejaste como comentario en mi blog en la entrada del poema de Alberti.

No conocía tu blog - pero de entrada me encantó el nombre- así que empezaré a leerlo.

Saludos.