diciembre 18, 2009






(¡tan cerca te has puesto hoy de mis labios
que casi se derrumba
el cielo ante tus pies!)

diciembre 15, 2009

milenarios espejos






aun no sucede esta vida

la lejania de las voces
toma su retorno
en este oscuro silenciar
reflejos.

Los espejos las noches
las hadas del péndulo
cuelgan sus estorbos

los presagios los túneles
los bramidos raguñan
la piel
y sangra desdichada la vida

tus ojos tiesos tus ojos;
apresada leyenda que evoco
en mi rezo

atesoro los restos
del fulgor de mis letras
que quema y extingue
lo sagrado de mi ira





por que aqui ha de ser todo lo que quiero

por que en este espejar el alma
ha de suceder
una muerte de sombras

un olvido de muertes.








sol zurita

diciembre 11, 2009

dónde






cómo decirte que en el espacio entre tu mirada y la mia
veo un atardecer?

de qué manera saberte de estos pájaros que flotan como pétalos en el mar?



ahhh...como extraño que te pase eso
que nunca te paso!


donde estas amor mío

en que sitio abismal te escondes
que no puedo oírte brillar?

en dónde los desiertos te hallan
Dios de sus arenas
que no puedes venir al encuentro de este
instrumento sin vibración?

Quisiera que aparezcas
para darte cada uno de mis momentos
y decirte que desde
que hay cuatro huellas en el mar
mi sonrisa resplandece
en las palmas de tus manos.




sol...

diciembre 01, 2009

Magnifico cristal.





que podré hacer aún
con estas magnolias engripadas
si de tu antojo no se partir
si el reinado de tu boca me obnubila los pasos
si de tu mirada no podré volver...
oh no, no podré volver de tus sueños diáfanos.


Se ahogan en tumultos de cielos
las músicas sordas de tus manos
oh, tócame y verás como estallan tus deseos
mira este torbellino de mariposas en mis pensamientos
cuando tu simplemente
te acercas.

qué podré hacer, dime
con la magia de tu aura
si no seré yo quien acaricie tus sueños

dónde dispararé oleos
si te desnudas para cubrirte de
ausencia

oh, mirame perla de luz
que en mis ojos resplandecen tus anhelos
oh, tócame luna radiante
no me dejes caer en el olvido
oh no, no me despidas aún de tu universo
que las olas naufragan con mis restos
siénteme, espectral ilusión
que aunque vuelva a caer
no podré
oh no,
nunca podré partir de tu mirada...




Sol Zurita Aleñá

27/11/2009*

noviembre 24, 2009

El ocaso del sol

Ahh! Por qué no habré quemado mis ojos
cuando escucharon venir tus pasos
en el alba desnuda de un andén

Allí penetraba tu lívido morbo
Endulzado de magnolias;
erguía en mi sangre desierta
el vértigo balsámico de tu ira.

Símbolos pérfidos de tus hadas
se unen como átomos para engendrar
en mi; lánguida desesperanza.

Mas callo la furia de estas bestias
y recibo ávida el ramo inerte
de la tortura.

Despojos sonoros,
clamores silenciados.

Los sueños navegando por el asfalto
empañados como alas
hijas de la incesante agonía.

Busqué desesperada
por cada rincón del miedo
en la bruma de epitafios
frente a cada proyección
de formas destruidas.

Vi rostros como calles
y jugué entre los diálogos
del desconcertante, sórdido e impúdico parque
iridiscente de sus besos arcaicos

y aún así
las sombras me apartaron del viento,
la creciente noche quieta
ante la blandura de mi cuerpo
me dejó vestida
de arenas turistas
residentes en congojas.

El follaje insólito de tus pieles
desarmaron de lo que en mi
quedaba aún.

Ohh! por qué no habré quemado tus ojos
con el incendio crónico que escapaba de mis manos
por qué he de consagrar el trono de la muerte
cada vez que te miro
con mi reflejo colmado de soledad,
aterrada de los sueños
y de este perenne encuentro.













Sol Zurita Aleñá

noviembre 08, 2009

mi amor muerto

què ha sido de la aurora de mis suspiros encadenados? què ha sido sin la calma de un apresurado deseo
què ha sido sin tus besos mi cama desnuda
què ha sido hasta ahora mi vida sin el trampolin de tus ojos
hacia el mar del universo.

ha sido un pajaro con las alas en el olvido y una aventura desierta
han sido apuñaladas las estrellas de mis ojos
han sido devorados los senderos de mis huellas
ha sido una cancion sin cuerdas
un violin estrangulado
en el fondo

de un cadaver.

Desarmado




Un silencio se acerca,
rasguña los bordes
para no caer

Se calla el perfume
abrigado de truenos;
cae en sus ojos
el tiempo encerrado.

Se rompe,
quiebra el viento.
Tiñe su manto
de los ultrajes intrínsecos
que selló
su ira.

El abismo se enreda
en las pupilas
y la garganta
es un campo
de sangre

Desvanece su espacio
mientras
las gloriosas bestias
abundan,
apresan al destino
en los rincones
de la sombra

del silencio

del olvido



cierra sus ojos
el niño
dormido

conquistado
por el ocrefusilado
que escupe el atardecer.






Sol Zurita Aleñá
22/10/2009.*-

octubre 29, 2009

En cada rincón de una herida
habita el amor latente
con su sonrisa
deseosa
en la cornisa del ser.











sol.

perderse

Envenenar las flores,
condenar los ojos con estos grises muros,
espezar el aire con la nebulosa ira,
escaparse lejos encerrado en una huella.

Entallar animales en el cuerpo,
cerrar los ojos y resumir el dolor de lo que no está,
pezcar todos los peces del lago de los sueños
y vencer
al alma
en un grito de maldad.

Así conformarnos
de una breve realidad
mientras en los desiertos de la mente
arde el fuego que reviste
este caminar mutilado,

este despertar entre cenizas.


Así evitar la estrella
el amor
la luna en la noche
la semilla en la tierra

Así evadir
nuestro silenciado

corazón.







sOl.*

octubre 17, 2009

entre naufragos sucede la vida







junto mis rodillas

como dos frutos los abrazo
mientras
la melodìa de amor
me atraviesa el pecho
y en mis cejas busca
retorcerse despacio

tan suave que ni lo puedo llegar a sentir
tan hondo que
me desarma.

miro la ventana
no hay sol que alumbre
sino un mar,
espejo de mi alma herida

y alli dentro
un barco que lucha contra
el viento que soplan los extraños seres
del universo,
las fuerzas rujen contra mi polvo
que todavia no ha sucedido.

Arremete! gritan las gaviotas ahogadas
y una lagrima me baña
de sensaciones

despierta mi sangre
y el susto me cubre
de su velo perfumado de rosas
y jazmines
y amaneceres desgarrados
de las manos de los niños.

Dejo mi cama
y del trampolin de mi alma
me hecho a navegar
entre naufragos y
un cadaverico aire

entre todo lo que queda
y en la nada que quedo
solo el piano
que toca un angel
antes de escabullirse
entre los restos.

Son momentos
en que por amor
elegis
ser parte de la marea
y que la ultima vibracion
mueva los tempanos
y derrita el fuego

momentos
en que la ultima esperanza
sigue viva en tus manos,
en cada uno de tus dedos

creyendo
que tu creacion
como ultima gota de agua constante
puede agujerar
este fosil ensangrentado.








sOl.

octubre 13, 2009

Rocío

¿Por qué estoy cuerda? ¿Por qué estoy loca? ¿Por qué los mares navegan de la mano del viento? ¿Por qué los aires le cantan a las flores? ¿Por qué el sol abriga el dolor? ¿Por qué los árboles apuntan para el cielo? ¿Por qué el fuego dibuja demonios que ablandan materias? ¿Por qué? ¿Por qué tapamos los colores con el opaco suelo y el cielo con los prismas blanquecinos?...

Ese día el reloj se me avecinaba estrujándome el alma. Me sentenciaba el viento a vivir 24 horas más ¿o menos? Se desvanecía mi calma y mis manos oscurecían todo lo que tocaban, trataba de acariciar una flor y se marchitaba. Descubrí que no me alcanzaban los momentos para realizar todo lo que quería, entonces comencé por organizarme poniéndole nombre a las horas y dividiéndolas en 1440 días o bien en 86 mil 400 años. Esto me ayudaba a convencerme de que era mas largo el puente que debía cruzar. La cabeza nos maneja fácilmente.
En un pestañeo abrí los ojos y me quedaban 70 mil años, intenté recordar pero no pude. Ni siquiera una sensación de aquel tiempo muerto me había quedado en la piel palpitando. Tuve que pensar rápido que hacer para que no se me vayan otros 16 mil 400 años en un pestañeo.

Salí a caminar por la abrumada ciudad, envolviéndome del humo que me penetraba los pulmones, cuando entre el bullicio descubrí en un cartel un anuncio que hablaba del viaje de mis sueños, no se como ellos conocían tanto acerca de mis sueños, pero algo me convenció y me obligó a hipnotizarme con esa idea. Costaba $10000, lo que me llevaría unos 30 mil años más...

Miré por la ventana de ese tren que tomé pensando que me llevaría a algún lugar donde encuentre alguna solución, y entre los árboles y edificios recordé que solo me quedaban 39 mil años y 999 días. Pensaba cuanto había perdido el tiempo por conseguir esa plata para solo ¡un día! Un día en una magnifica isla donde pude estar solo 3 horas por que el sol artificial comenzaba a terminar conmigo. Nadie me había dicho o yo no había querido entender que era una playa artificial. Uff... y ya quedaban 35 mil...

Me senté en una plaza algo atormentada y mi cabeza era un tictactictactic..., el tiempo cada vez se iba más rápido, me atravesaba con sus agujas la carne y mi sangre comenzaba a apresurarse tanto hasta sentir miedo, mucho miedo. Miedo que me llevó a arrastrar mis pies hasta una cueva bajo tierra donde aguanté todo lo que pude sin comida, solo unas gotitas que caían sobre mi cabeza desde una cañería rota que pasaba por ahí. De repente sentí caminarme algo por la espalda, cuando reaccioné ya estaba corriendo por la calle otra vez, sin rumbo con el impulso de mis pies asustados. Choqué con una joven que me abrazó en el impacto, nos miramos y mis nervios derrotaron mi intento de paz preguntándole la hora. Ella solo me dijo que tenía un poema. Me agarró la mano y me llevo a un lugar; al más profundo de su mirada, ahí donde los secretos ardían y los silencios se estremecían por mi piel, las estrellas me invitaban a brillar con ellas. Ese lugar me generaba mil preguntas mas que me llevaría mucho responderlas y yo no dejaba de estar preocupada por cuanto tiempo me había de quedar.

“El sol hoy se vistió de sol
y no de silencio

me dijo al oído
los secretos más cálidos”


Cada vez que intentaba recordarlo sentía que se me iba acumulando en la garganta una tormenta de vacíos llenos de nada, un campo de truenos frenéticos en la luna.

¿Como? Como explicarles que los segundos caían como gotas de vidrios sobre mi piel, cortándome sin piedad... y un río de sangre me bañaba los pies, las huellas estaban negras y se impregnaban a mi carne como un tumulto de masas pegajosas que no me dejaban respirar.

Escapaba con el pensamiento, con los pies, recorría todos los lugares y ninguno de ellos. No encontraba sitio en mi mente que pudiera resolver todo lo que me estaba matando lentamente. Pasaban los seres, las cosas, las palabras se fundían con el escupitajo que vestía el piso en el que caminaba. Nadie me importaba, no entendía lo que algunos querían decirme, no entendía por que no lograba detenerme a escucharlos, muchos intentaron detenerme y convencerme de sus ideales, de sus razones. Yo estaba tan apurada que nada logre captar.

Esas palabras me rebotaron en la mente una y otra vez, hasta llevarme hasta el sol... el sol que se asomaba detrás de un árbol de naranjas. Me deje seducir por su perfume hasta sentarme en sus sombras, el silencio me vestía y la música me adoraba. Estiré las piernas hacia la colina que descendía hasta un lago. Buscaba formas en las nubes que me marcaran direcciones. Pensaba en los grillos que comenzarían a cantar cuando baje el sol si me llevasen hasta donde pueda ser eterna. No logré nada y el tiempo estaba por esfumarse por completo. Sentía como cada vez me volvía más cobarde y alborotada.

El agua vomitó una brisa que me acarició los párpados... me obligó a cerrar los ojos y sentirla sin pudor. Mis manos cayeron al pasto fresco donde caminaban las hormigas llevando sus desmenuzadas hojitas por encima del puente de mi mano. Inhalé cada partícula que las flores compartían conmigo. No podía ver los colores, pero sentía como un arco iris iba invadiéndome el alma por completo. Entre un momento y otro; el rocío estremeció toda mi desnudez. Me ericé desde las entrañas hasta las siete lunas de aquel planeta. Alguien vino a salvarme entre tanta melancolía, dentro mío había un jardín y cada gotita lo roció con su amor, haciéndolo renacer al instante. Era un cuerpo de mar, que me envolvía en un vaivén de olas de oro, olas que teñían mi pecho de un suspiro estupefacto, perpetuado en mis insaciables ganas de abrazarlo en el paraíso donde el tiempo no sucede y donde en ese tiempo que no sucede tampoco sucede ningún lugar y aún en esos no-lugares sucedían ¡todos! Todos y simplemente este, entre sus brazos, entre sus gotas, frente al mundo... sollozando. Mientras se esfuman suaves las hojas de cada planta cayendo como cataratas de planetas sobre mis pies desnudos entre los colores que caen como carcajadas a la aurora. Y en mi mejilla una lágrima oscura que baila mientras suspiro. Mientras una y otra vez me empapo de su esencia. Mientras los silencios de delicadas flores naden y me cuenten secretos que nadie se ha preguntado aún. ¿Qué podía preguntarme si ya todo tenía sentido? El tiempo había desaparecido cuando sentí el amor. Cuando todo fue amor, amor y nada mas que amor. Detuve la mente y todos sus brazos que me ahorcaban, al fin pude respirar aire puro. Pude sentir el perfume, los colores, los silencios, la luz, las sombras. Pude ser parte de ellos, ellos pudieron sentirme y nos fundimos todos en un eterno momento que hoy abrazo. El universo fue mío y yo fui del universo, las energías se fundieron en un mismo sitio; Amor; Dios. En el bosque de mi ser, donde me quedé a vivir por siempre, en el juego infinito de no preguntar nada, en el eterno secreto de todas las cosas, donde el tiempo es agua, donde todo se abre como los brotes en un campo azul de primaveras. Donde se conoce al dolor como una mariposa que vuela al alba buscando su esplendor. Donde los frutos secos vibran y chorrean música. Donde las alondras hacen temblar el agua entre los rayos del sol de una mañana donde todo me abraza. Todo cierne en la esencia divina de mi ternura y solo puedo soplar flores y un estremecedor silencio.








sOl.

octubre 10, 2009

divina oscuridad

me llevas al centro de la nebulosa de silencios
siento el frio acariciarme los tendones y el filo de mi alma corta al fin
tu lengua
sorda
la devoro insaciable;
tu sangre es un lugar
donde arde la luna
y los arboles son puñales de placer

puedo vivir
eterna y en paz
con tu jauria
anticipada en la opacidad
que te cubre
en el canto resonante
del pajarraco negro

se hunden las cruces
del amanecer
Y alli me he de quedar
sin necesidad
pues el dolor
es el que hace brillar
la oscuridad
única y fiel
seductora
de todo mi amor.

octubre 06, 2009

orion

Tira todo eso abajo
con el vendaval de tu sonrisa


de un soplido
los colores
se erizan.


Derriba derriba tus tiempos
tus debo
tus pero
y tirate al mundo
ese borde desvanece
en el amanecer...

el esta ahi, esperandome en la cama
para amarlo de una forma
diferente a los demas

el me llena la vida
de todo lo que mas necesito
es mi paz.



no me importa lo que esperabas
ni tampoco lo que esperas

no me importa que me importe o que no
si al fin buscas
esa entrada
a todas las entradas

esos colores
del corazon.



me vibra la piel en las
desnudas palabras
los silencios florecen
en mi pecho
y se hunde
la prisa
y se devora el espacio


solo quedamos


vos y yo.
cuando el tiempo es agua
cuando las sombras son el abrigo
las brazas retroceden en los ojos
se frena el pacto del perdòn
se abre la mente
se abre el alma
se reflejan
en tus ojos
los brotes
del campo azul
se conoce al dolor
como una mariposa
que vuela al alba
busacando su esplendor
Los frutos secos vibran
chorreando mùsica

y en el rìo se reflejan
los movimientos del viento
cuando las alondras
vuelan por ahi y lo hacen temblar
entre los rayos del sol
son momentos
que me abrazan
que cirnen
la esencia divina
en mi ternura
y solo puedo
soplar
colores
y un estremecedor silencio.

el rocìo que baña las libèlulas



Los silencios
de delicadas flores
nadan por tus ojitos,
me cuentan secretos
que nadie se ha
preguntado aùn.

Y te vi en mis sueños

te vi y una
galaxia me vistiò los labios
del sabor de tu esencia.

Exteriorizarìa cada sentimiento
soplandolo para que vuele el perfume de la mùsica
de este sol que pretende simplemente
acariciarme
hasta la colina donde al fin
pueda alcanzarte;

¡àngel ultra-terrenal!

tu cuerpo de mar
me envuelve en un vaiven
de olas de oro

olas que tiñen mi pecho
de un suspiro estupefacto
perpetuado
en mis insaciables ganas
de abrazarte

en el paraìso
donde no sucede el tiempo

y donde en ese tiempo
que no sucede
tampoco sucede
ningun lugar

y en ese no-lugar
suceden
todos los lugares

todos y simplemente este

entre tus brazos

frente al mundo

sollozo

mientras se esfuman
suavemente
las hojas de cada planta cayendo como cataratas de planetas sobre mis pies desnudos
estremeciendose
entre los colores
que caen como carcajadas
a la aurora

y en mi mejilla
una làgrima oscura
que baila




baila mientras yo suspiro

mientras vos

me abrazas.



Y todo

es amor amor

y nada mas que amor.





sOl.

octubre 01, 2009

septiembre 30, 2009

Tu silencio me arde

luceros atraviesan tu mirada
para venir a volcar su jugo
en mis ojos hinchados
de amor

de amor que me invade
y que en la oscuridad se hunde

se refugia en los cielos de mis labios
y las bestias de mis uñas
simplemente desaparecen

Brillan los frutos
y las piedras escapan de
las locuras

eres la melodía sabrosa
que surge
de mi propio corazón
en llamas

en llamas por tu amor, mi amor

entonces
se clava tu rosa
como una daga
en mi espalda bañada
de infiernos

mientras los azules
sollozan
en la espiga
del alba herida

Y los soles
dibujan
las siete sombras
del fuego
donde brotan
lumbres de mi alma

y allí se extingue
todo lo que no se ha unido.










sOl Zurita Aleñá

Insaciable mente

En el centro del viento
rujen los silencios aterciopelados;
cantan los valles
en las ruinas del mar


en el viento que trae la noche
se abrigan de mariposas
los secretos desnudos
de tu amor


donde viste sus frutos
de tus eminentes manos
y una estrella no estalla
por falta de radiante presión


en todos los lugares
que toca este sol
y en todos los exoterrestres
donde habitan
planetas de lava
en todas tus bocas
besadas por mis ojos
provocantes de los sismos
en las estrellas masivas

de tu propio desliz

en todas las velocidades
y en cada movimiento que abandona
los brillos
en la punta de mi lengua
renaciendo
casi estricta
y sádica
al borde de un abismo
donde se destinan
los estrógenos mutilados
en el filo del silencio

que me callo en este grito

y de allí pues,
me lanzo
y caigo desnuda,
otra vez
a tu cuerpo mojado.









Sol Zurita Aleñá

29/09/2009*-.

septiembre 19, 2009

serie Perfumes

Inflo el pecho de bosque

la transpiración va, camina por el reflejo de los ojos de aquel ser.

Vuelco el mar en un suspiro donde erizan los huecos de tinta esclava, navegando entre las olas.

Juguemos entre los lienzos,
a que me hundo en las yagas de un infierno
y las colinas exclamando ser devoradas por lamidas de estrellas fugaces.

Vos viniste para refugiarte en mi retina y hacer el amor como un pájaro que posa en la aguja salvaje de truenos que mueven los vendavales de este tratar de volver a respirar.


Entre los pétalos de una última flor quedan aún los restos del universo;
ramas bicolores que navegan entre cada gota de sangre bombeada.

escapar de todo
hasta de tu propio estigma

derribar las presas y desarmar los átomos

resurgir la jungla de lamentos
en el aire
con los charcos de silencio inmediato
que solo buscan buscar algo

y entre ese estallido y estas lunas
no arrincona las exactas sinfonías que surgen en el iris
derretido en la llama.

Solo ella sigue pareciendo
se.

al trueno fanático de tu manía.


Yo simplemente me duermo en los mil oros que pasan por mi ventana
y cadencias
que no siguen la danza de los fulgurantes amaneceres
se me escapan con el magma por entre los dedos
del muro que atravieso

Escurro la nariz en las palmas de la mano
y la primavera es el capullo de una flor que se seca.

Mido a través de palabras desnudas
como se irritan las voces
en el consumo gravitacional del sin sentido
que opciono casi sin tiempo.


Entonces me entrego en los charcos
de hogares encantados
en sueños de alondras

en las cúpulas de las uñas de tus pies
que abrazan la calma
y la desvanecen con la humedad
que, en el mas recóndito
abismo

comienza a pintarlo todo.

y es entonces cuando los planetas
cantan en la agonía

de esperarte,



de

esperar

los bálsamos agasajados
de los equinoccios
tejidos
entre la respiración de ese animal
que ahora,
esta soñando ser la eclíptica
de mi psiquis

de mi carne

de mi orbita

hasta
chocar

y que

la oscuridad de tu cuerpo
me lleve al fin
A naufragar en los fluidos
Que desdoblan
Esta aturdida
Y desvencijada
Cama de clavos

Para convertirla
Simbólicamente
en entrañas que se descolocan
y forman otro cuerpo
en otro espacio
en otro tiempo

alguien como vos…
pero que también quiera ser
la morada
de lo que me pertenece
y allí yacer

mientras tu boca
me despedaza
la paz.









sOl.-*

Perfumes

Así
Es
Que
Estalla
En
Las
colinas
de
nuestra
vida


Para
devorarnos
el
mundo


Y
Vomitar


flores.





















sOl.-*

septiembre 16, 2009

Dibujo a ver...





Un manojo de arañas
salen del ombligo del niño.

Ella parpadea y me estalla algo en los labios que no logro reconocer. Intento que surjan peces azules y naranjas que naden en sus pestañas, que se peguen los párpados antes de morderme el corazón con sus propios ojos.
Intento en un suspiro que sientan sus manos: el éxtasis que invade mis latidos colmados de frenesí. Solo logro sentir sus clavículas clavándose en el tiemble de mis piernas.
¡Ahh! Dobla su cuello de la manera más exacta para descolocarme de cualquier lugar donde me encuentre. Me atrapa, despierta algo justo en el centro de mi todo.

¡Anhelo ser ese aire que infla su pecho!

La disfruto, la piso, la palpo, la degusto y la trago...Veo sus paraísos de dioses desnudos en la sonrisa que la viste de ángel. Esas flores siderales que navegan en el mar bañándola del elíxir-veneno que frecuenta éste rastro de calma.
Viajo por todos mis estados mientras ella se muestra ante mí sin ningún disfraz, creo que no se da cuenta de todo lo que me doy cuenta cuando simplemente ella dibuja. Llego hasta ver el abismo de su alma, el amor del secreto más profundo, más oscuro que resplandece opaco en sus ojos petrificados.
De repente mueve sus manos y se estrella en mi piel su sangre caliente refugiándose en mis ansias. Ellas son albas que dibujan la energía que me roba los pensamientos (ya no míos, pues ella decide donde mis ojos irán el próximo instante) y eleva mis sentidos a la imaginación, a los sueños... a ese mundo donde siembra gorriones de plata y astillas de vidrio que forman el corte perfecto de su rostro,
a ese mundo donde todo sucede en aquel ritmo sabroso de todo mi existir.



Aunque no exista.




(O Aunque sólo exista
en ésta aula,
en éste piso

mientras ella

simplemente dibuja)







sOl.*

septiembre 10, 2009

NATURALEZA VIVA

Las raíces de los manzanos
que fluyen en tus piernas

OH! tierra madre
de la vida
que en tu lecho
promulgan los cuentos de flores
y el aroma del canto de pájaros
en la voz de tu silencio

semillas de lunas
en tus brazos que ruedan y ruedan
acariciando la alborada

pétalos fulgurantes
de venus
que empapa el suspiro
de un animal
que sueña
entre los tules dormidos
de las nubes del cielo.

¡Que ahí viene el azul!
el verde y el amarillo
de la mano con el sol,
las sintonías de sabores
en
fantásticas
simbiosis de ríos y sirenas
con poesías y miradas
con hormigas y niños
y gatos y dulces
se posan en tus manos,
¡reina del reino
del alma!
bailan conjugando
los versos
con el aire
en suspiros maravillosos
de todos los extraños.

Caminamos hacia vos
en el eterno resplandor de tu sonrisa
y te encontraremos
en ese momento
de rayos violetas en los ojos
y ángeles enamorados
en los ombligos
y en el pecho
un corazón
vibra
una sintonía
de sensaciones estivales
cósmicas
marítimas
por los siglos de los siglos
en los tiempos del sintiempo
en el no-espacio;
en la locura efímeramente eterea
del amor
de tu amor

OH!
es una partícular sensación
que estremece la esencia
de la esencia misma
en el firmamento
donde la paz se respira

donde el amor se vive

donde mi salvación

existe.












sOl.-*

septiembre 09, 2009

Extrañas sensaciones




Èl se arrincona en el fondo de tu oscuridad,

en lo mas profundo;

ahí donde no puedas percibirlo,
ni tocarlo


Donde sus zumbidos
son ajenos a tus manos
Y los renacuajos podridos
de su existencian
condenan la tuya
en un secreto de nadie.



Aunque bien lo sabes
en esa discordia de pupilas hinchadas
frente a un espejo marchito
y un cuchillo en consuelo.



Así es martirio asombroso
que todos nos esfumamos

de la belle vie in rose
al Hide kill



y desobedecemos
a la dictadura
de nuestro corazón
en llamas

y en él

nos quemamos

en el último infierno




de amor.








sOl.-*

septiembre 06, 2009

AMOR य PAZ





Mientras te rodean la cabeza con agua podrida
mientras te aniquilan los pasos con esas barreras
mientras todo parece perder su color
yo vengo a decirte
que te amo

mientras los mundos se pierden en armas
mientras surcados los sueños están
mientras la vida se pasa en un tanque
yo vengo a decirte
la paz

y aunque los cielos sean una nube de humo
y aunque en la tierra solo queden pedazos
y aunque en el aire manden los químicos
yo bailo con vos
con los ojos cerrados
y te digo que todo
es amor y paz












sOl.-*

septiembre 05, 2009

La despedida


La despedida
Cargado originalmente por estreshaespektral
Ves


ahí viene lo que no está

y no está por que no existe.

De tal modo

¿qué esperamos?


¿Qué se busca en

este laberinto?



yo solo veo

cuerpos cansados
de su cansancio

y puentes deshechos

en el medio del vacío.

Polaroid

Momentos muertos
son los recuerdos

hermosos cofres de infinitas historias azules
que vibran por siempre
emanando el ocre de las tardes
y el verde rostro
de la flor primaveral
que con una brisa de perfumes lunares
nos dice

que algo hay
mucho mas alla
y brilla
sin la prisa del miedo.





La maravilla del amor
pasa ahora.



















sOl.*-
empezemos empezemos empezemos a empezar a empezar a empezar el término de lo terminado de la tendencia tendida de una soga acabada que no acaba en lo acabado de lo que nunca empezó en ningún comienzo




















sOl.*-

Respirá

Ahora me agarró a mi esta inspiración inspirada y no paro en stopes de mordidas púbicas. No me importa no me importa la importancia de lo importante ni el sexo sexado ni el saxo oxidado.
Ni que te acuestes con ellos ni que te sirvas presagios en los rómulos remos
remando
en el desierto
¡es cierto!
te encuentro en mi línea lineada
de amarillos esplendores
en un punto verde rojo oscuro sangre cuchillo pájaro negro
sos lo opcional de las opciones opcionadas por lo que no opcionaría nunca de los nuncases
y me como las nueces
de tu garganta
para acabar con lo acabado.


¡Martir maleficio de irónica predispocicion abismal renal carnal mutualmente bobésfica blasfémica y verídica tórbitando la órbita en la vena pinchada amada pasada tomada celdada de blancosynegros en los infiernos que te queman lo quemado del fuego fugado en la fugitiva fijesa de tus presas esclavas!























(Respiro)

creencias creadas

estambre rígido
mosca abundante
rige en la sombra sombría
del radiante radioactivo
y en la pena apenada por los saltarines del escaso color
rondan las ruedas rodadas
en cienes escombros
de pálidos líbidos
y tambores eléctricos
túmbicos
mórbicos
tiende tienda ruje el rimel
ahorca la túmula del cópico
trágico
los cansos cansados
de fugas fugadas
tumultan la envidia
del roco socoto
y sin rípido púrpuco
rozan los hilos
hilados salvajes
de dientes dentados
clavándose en los cansados cánticos

fine de fine
y me marchito en el destierro
nube cósmica de palpos
y palpitares palpitosos palpitan como pálpitos
en los cerebros cerebrados de lavandina lavada
y perdida perdiz de pérdido cóbijo
te entrego el apregio
y te incendio despacio
en los frenéticos fréticos
que duermen dormidos.
despertáte despierta
en tu nido anidado
de alambres marchitos
y de cúmulo
arraigado arraigo.






(Que tumulto de túmulos que tengo para que tengan y creen mas creencias)
















sOl.
¡Rosario!
tenes la magia;
cuando te sentas a escribir
la inspiración te encuentra a vos
comienza el enigma donde se contempla el acierto.
Rodas en tus alas
entre los juncos de un lago
La ciudad queda abstraída
y caen estrellas de oro
en el filo sangrante de tu memoria
Que
se clausura en la comisura
de sus labios y los tuyos
te salva en el propio éxtasis
de su amor vibrante
del ahorque
del exilio
del juicio metal erróneo
que sin duda
el reloj apresurado
ha de causarte.
oh! calma mujer felino
cuando te invadan las espadas
calma tu ira
que hay una jungla eterna
de energías
que juegan en tus manos

calma
que la prisa la tengo yo
por leerte siempre
en esos jardínes
de innumerables matices
y músicas extraordinarias.

septiembre 01, 2009

El principio del fin sol



asi es.



Cuando nacemos es

cuando comienza


el final.





Lo mas triste es creer
que vamos para el otro lado
cuando en realiad

no.




(por eso abunda el dolor)
Caer


y levantarse

cada vez con más fuerza

más fuerza para

caer

cada vez mas hondo

más profundo

hasta donde ya

no puedas despertar


más.
cuando te paras a mirar y te sentis enormemente llena de amor! es un momento, esos momentos hay que vivirlos con la plenitud mas inmensa de cada corazon, por que lo demas! Lo demas es silencio, es ruido, es mentira, es juego, es muerte.
yo trato de que la vida, dentro de todo sea linda, este llena de amor, de baile, música, poesía, de lindos silencios, de miradas, pequeños abrazos gigantes. Constantemente se trata de vivir, de sentir, de soñar, de crear. Pero siempre alguien viene a darte un golpe seco para que no quieras volver a despertar! Quisiera dejar de preguntarme, encontrar una respuesta al odio que bulle en esos corazones

pero el no encontrarla me hace poner en este estado horrible

y desespero, lloro. Lo ignoro, ignoro todo lo que me hace mal! para que? ignoro para no darme cuenta de que se me rompe el corazón a pedazos, a toneladas.

En mis ojos hay algo que dice que duele. Hasta ahí pueden llegar a mirar ustedes, pero cuando se para o se agita mi sangre?
cuando mi cabeza se va por un sendero en donde no encuentra el regreso
al laberinto
o la salida
a la nunca salida.

Podrá sonar exagerado para vos, para él, pero es mi tormenta. Mi desierto empieza donde el amor no llega. Donde eso que vibra en el aire ya no vibra por que no pasa.

Cuando todo deja de surgir
ya no hay mas vida en esta mentira.

Y se agarrarán las cabezas preguntandose por que,
o entenderán algo y en vez de cambiarlo
se arrepentirán
pudriéndose
como una lata oxidada.

Y asi se irán

con sus corazones

ocre fusilados.
ojos arduos


garganta seca

el humo

extingue poco a poco

mis sistemas


Verónica no quiere

venir a darme un golpe

que me de

lo mas añorado.

ella solo quiere jugar conmigo

hasta que me

deshilache.
Ella tenía razón cuando escribía:

"Querer quedarse queriendo irse"



aunque

para mi es:

querer irse queriendo quedarse.
Todo aquello pasa

y no pasa

por que solo aquí
se rompe

solo aquí
estalla
como un frenético trueno
en un campo vacío
o lleno

de nada.


sigo siendo

la piedra que calla

no necesito algo
que me conforme

solo

cristalizar
estos videntes

de tanta ira

de tanto quiebre absurdo.


Las campanas suenan

los pies

siguen girando

en algo que ni siquiera se nota.

Mientras
nada se detiene

yo acumulo cruces

en mi jardín

compartido.
Yo escribo

y vos lees


en el medio

hay una línea

que nos une en un

acantilado de éxtasis


y nos separa para


siempre


en estas paredes frías
dentro del muro

de tus recuerdos.
Rompo
estructuras


por que

ya me cansé de ser parte de eso.


Me formo mi cuadrado
círculo
triángulo
abierto
cerrado
complementado

azul verde

fucxia

con música y sonrisas

con dolores y martirios

con vegetales

o ganado muerto

con una ventana
o dos

o a cielo abierto.


Me sirve

para ir cansándome de todo

hasta cansarme
del cansancio

de un nuevo lugar.


Si lo que vengo a buscar
no está.

Me iré deambulando
por la existencia

con una flor marchita

en la punta de los pies

y una estrella

que cae al fondo

del mar;


le hace compañía

a mis huesos.
Creer

en todo

en Dios
en el amor
en la venganza
en el odio
en los hijos
en los amigos
en las personas
en el destino
en la intuición
en la certeza
en las mentiras
en la razón


yo diría

mas bien

entretenerse

en algo
para evitar

lo que somos

y a


donde

vamos.






Son sitios que no acaban.
Ignorar

lo que pasa


para que no lastime tanto.
Ves


ahí viene lo que no está

y no está por que no existe.

De tal modo

¿qué esperamos?


¿Qué se busca en

este laberinto?



yo solo veo

cuerpos cansados.
Ser el recuerdo

de alguien


que jamás estuvo aquí
le imploro a la soledad

que deje de acompañarme


realmente

quiero desaparecer.
Qué sol radiante


que escasa prisa

que puente exacto

en el sendero de

la ausencia.


Qué lunas frías

que noches cerca!


que todo acaba
y empieza

en el mismo lugar oscuro

en el vientre

de un abismo.
siento la gravedad


tocando


lo que de mi

no queda


aún
Escribir me salva


del ahorque


del festín de pastillas

bailando en mi estómago


pero no me salva

de mis propios ojos

mirando

a la primer salida

a la que tanto le temo.
Estas lágrimas

secarán el río

de mi alma.
Y ahora nos quedará el silencio

el canto de los pájaros

en un jardín

desierto
me desarmo

grito en silencio

estrujo mi corazón

para que vean que


¡si!

corría sangre.

Quisiera dormir una eternidad y soñ ar el no despertar jamás

Que es lo que es esto

parloteando en inmensidad de lugares
sin saber que estas diciendo

siempre lo mismo
cambio todas las fichas
y termino en el mismo lugar

Quizá la tableta tenga tantas respuestas
como las que estoy buscando
Aunque una sola cuestión
es la que me amordaza
en esta
sinfonía de basura
que resuena en cada latido de mi corazón cansado

¿Para qué?

Para qué las tardes en el río
o los amaneceres en la terraza.
para qué la música del violin, del piano y la trompeta
haciendo un frenesí en mi garganta
para qué los colores en el viento
de un aire putrefacto
para qué tanto encubrir
si no hay nada que mostrar

para qué tanto amor
caricia
beso;
quiebre
llanto
campo de lunas
rancias.

para terminar
comidos por los gusanos

quemados por el sol

acabados
en el trono
de la triunfante muerte.


Para qué estas
insulsas
pobres
y atormentadas
líneas

para que la lea él
vos
aquella
y
pase
como si nada
mientras yo


me des

a

r


mo

en

un

ú l tim
o



sollozo.

agosto 30, 2009

Cumplidos

Quiero que mi corazón deje de estrujarse
y sentir como cada músculo se dilata,
como cada gota de sangre
corre cada vez mas despacio
o tan rápido que no me doy cuenta
de que ya estallé.

Quiero que mis ojos dejen de estar mojados
como dos charcos
en el medio de la acera
de una lluvia que no acaba.

No acaba por que en tus labios
había flores
No acaba por que en tus noches
había sol
Por que tus pasos
los abrigaban mis latidos
y mis senderos
los escribíamos
en el misterio de descubrirnos
sin nada ver pasar.

Sin ver pasar nada,
ni siquiera
lo que pasó y se llevó todo.

Hay olor a lluvia
y es la de mi corazón,
quiero destruir las astillas
que navegan en las prisas vacías
en los llenos de nada
en los nada de todo

en la errante mirada
en el beso distante
en los deseos de elevarnos
y ser
lo que no somos

Fingir
hasta dominar la seducción
y la intensidad de
los vientos que
salen de mi garganta.

Lastimar
hasta que alguien más
aparezca a sorprenderte
o te de
eso que ya sabes
que yo no.


A mi me queda preguntarte
si sos felíz con
mi campo frenético
de lunas rancias.

si se te despiertan
las ansias de crear
con los ajenos martirios
de una simple mirada
que no espera
no espera nada
de la nada que hay.


Y vos...

sos el tabaco
que fumé
frente a tu cara
esa noche
que entre sueños
dije que

quería dormir una eternidad
y soñar el no despertar
jamás




y el alba
helada
en tu retina.









Sol Zurita Aleñá.*

agosto 29, 2009

Festival Poesía de Rosario

Aquí les dejo el link a los que les interesa ser partícipe de éste festival. Como podemos observar es en la ciudad de Rosario, pero hay informes en la página sobre lecturas que se realizan aquí en Buenos Aires. Asi que a disfrutar del arte poético de diferentes escritores del mundo.


Si a alguien se le ocurre ir hasta Rosario ese fin de semana haganmelo saber por que yo quiero acudir por ese motivo y por que toca Rosario Blefari, tampoco tanto fanatismo, la quería ver y justo me enteré de esto chusmeando en su página.


http://www.festpoesiarosario.com.ar/informes.html


http://www.fotolog.com/rosarioblefari/38634748




Un saludo a todos.



Sol.

agosto 23, 2009

Aunque todo se extinga

¿Qué es lo que son?
Ese resplandor, ese brillo tan pequeño que me hace llevar el aire hasta el centro de mis pulmones y estirar la columna vertebral como un hilo de luz que tiende del cielo.
Me hipnotizan aunque el frío
me acuchille la piel.
La sangre està corriendo y me conduce la mente
hasta vos.
Tan ridiculamente importante.

La adrenalina me agita los pasos,
mas quiero recorrerte despacio,
casi sin darme cuenta de que no me doy cuenta
del tiempo que pasa mientras los vientos cambian su color.
El matiz que tiñe mis tardes de agosto
me hace temblar.

Me repito a toneladas la idea de que me mires sin mirar,
aunque mentiría si dijera que me conformaría con solo una vez.
Por que así es que te busco,
busco la menta de tus ojos
y el verano de tus manos;
Busco lo que si fue.

A veces la tormenta me invade estas ansias de abismo,
escasean las flores y solo hay algas,
algas que me enredan y me devoran.
Quisiera ser algo que desaparezca para siempre,
extinguirme como una época,
como un invento del ser.
Hay cosas que no se ven,
no se escuchan,
son ajenas a los sentidos y sin embargo ahí estàn
regalandonos la vida. Y vos tambièn
sos inmune a mi cuepo y alma,
pero ahì estàs: encendiéndome la sonrisa y estallándome la lágrima.
Demoliendo con frenesí todo lo que no es
y por no serlo lo es todo,
aunque nada sea.
Nada.
Sí, navega por el mar de mis entrañas y me pone la piel de gallina.
Me estremece en un eterno nirvana.
Ni siquiera cuestiona mi opinión, mis palabras son como esos perros callejeros; lo mismo dan para esas personas.

Exijo con urgencia que silencien los pétalos, que se esfumen los cantos, que se derritan los planetas y el cielo sea invisible a todo sentido. Que se calle, que se calle la tierra y los animales hablen como personas y las personas no sean piedras falsas. Que la tinta sea espacio y el espacio sea lo repleto de estancar cosas. Que las pelotas no salten y las bolitas de cristal no brillen. Que los colores sean aire y el aire no tenga oxígeno. Que el universo y los secretos se develen ante esta piel y que mi piel no esté frenética ni calma, que no haya piel
ni huesos
ni sangre que me grite,
ni gritos que me callen,
ni silencios que me duelan.
Que se exilien las tormentas y los ultravioletas no reboten en los pigmentos, que los pigmentos sean sombras y las sombras no nos acompañen más. Que el sabor de un respiro no tenga gusto, que las papilas gustativas se vayan por la garganta y que la garganta no pueda sentir el alivio de tragarlo. Que aunque no llegue al estómago, llegue Y que la digestión nunca suceda y la enfermedad de estar enfermo se cure y la cura enferme.

Que la existencia no exista.

Exijo, exijo
Que todo eso pase y que no haya un todo en eso
y que yo
o
lo que queda de mi
que no llega a ser

espacio

ni vacío

ni silencio

a pesar de toda esa fantasía

te siga extrañando a vos

como primordial sensación.



















.*-sOl Zurita Aleñá.-*

Que rabia siento

por sentir

lo que siento

pero mas rabia aún

por sentir

que vos

en realidad

no lo sentís.



















sOl.*

Felíz

por hacer

vivir en vos

ese algo que creías

muerto.

























sOl.*

Triste no es lo que fue

Triste es que no hayas querido
vivir

lo que pudo haber sido.




























sOl.*

agosto 21, 2009



la razon,
el sentido de existir


esta en tu sonrisa


y tu amor.













Dibujo de mis manos:)

sOl.*

papá




que bueno heredar
tanto amor
por el arte
tanta alma

tanta vida.





















sOl.*

Razón de vivir

La sonrisa es una semilla
donde algunos
vemos el bosque repleto
de frutos

El amor
es el fruto

y amar
es la esencia
que vuela por el aire
llegando
a cada corazón

mientras la vida vibra.












sOl.*

agosto 19, 2009

manías triturantes

Penetrante

se clava como un cuchillo
tu verdad en mis venas.

No aguanto tu estupidez.

No quiero verte caer
por las cornizas de tu corazón
afilado.

Sos la presa
de la tiza de los sueños rotos
o no te das cuenta?

No quiero mirarte
las pupilas hinchadas
maldito esclavo
de los metales fríos de
la negra noche.

Las estrellas brillan
pero vos

vos las aspiras

Ya nada queda,
más que el vidrio empañado,
el ruido frenético
de tus dientes chocandose

un campo de truenos
en el flash
de tus ojos inquietos


Ya nada queda
más que un cádaver
ahogándose
en el charco de su sangre
y vos

bebiendo
su dolor.


Ya nada

más que el silencio

más que el espacio

más que el vacío



















sOl.*

Desterrado

Abro el fuego
quiero amar la sombra
del silencio que quedó
en la ciudad

Separo el hidrógeno
del oxígeno
y los peces se ahogan;
son mis ojos muertos.


Quiero querer,
sangrar
fuera de todo


Quiero que entiendas que
cuando me partas al medio
ya nadie
va a acariciar
lo que queda de tu sonrisa.



Detengo el oro del alba
me desnudo la impavidez,
mis ropas turbadas,
rojas

el odio
que duele menos
que el amor

el amor
que bosteza
trepando el muro
de los sueños dormidos



y mientras otros
se regalan brotes


yo soy la piedra que calla.

















sOl.*

agosto 10, 2009

abismo- dice:
me imagino un cigarrillo
en la respiración de un animal que sueña Curry dice:
desarmando la maquina de escribir
abismo- dice:
y abrir los ojos grandes
y hablar sola
en la respiración de un animal que sueña Curry dice:
y respirar ondo
y mirar el techo
el ahorque
abismo- dice:
y apretar los puños
y derramar pintura
tinta
en la respiración de un animal que sueña Curry dice:
y morir despacio
en cada letra
en cada frase
mordiendose los labios
abismo- dice:
aspirandose la noche
en la respiración de un animal que sueña Curry dice:
sonriendo sin frenar
riendose exaltada
al final de cada texto
abismo- dice:
y en el momento inesperado














caer







































Un Rocío
de Sol



Un sol

de

Rocío.

agosto 07, 2009

Ya nada

más que el silencio

más que el espacio

más que el vacío

























sOl.*

agosto 06, 2009

Something

Ella tenia la respiración
de una flor

fluía
como el río
cuando el viento
lo saca a bailar

se dejaba llevar:
era una hoja matizada
de Dioses cósmicos
y sirenas

eran alondras sus manos,
su piel era la
brisa estival
que acariciaba
el alma

lo era todo y
nada era

no era nada

y todo era...




...y todo era.
















sOl.*

agosto 05, 2009

nothing

la noche



lejanas luces


en la ausencia


de las cosas















sOl.*

Gris

Caen sobre el vidrio

en la pálida morada

de estrellas fugaces.



Ellas no lloran;

estallan, se estrellan,

se hacen bolitas de cristal

con el viento,

se desparraman

como el amor sin barreras.

Te invaden el frío

de melancolía.

Te acarician cual astilla

enfurecida

en la migaja

de tus sueños

aún

quietos.



Se te meten de prepo

por las cicatrices abiertas

y te pinchan las entrañas

con su brusco suicidio,

siguen por tu garganta

enmudeciéndote

las ansias

y pretenden ahogarte,

pero no.



Se te estremece la piel

y sale despedida

como un misil

por tus ojos espejados



y mueren



chapoteando

entre tus manos.









sOl.*

Seria rosa

Si, es serio que te me claves en la piel en estas mañanas que el sol atraviesa la ventana para aniquilar las sombras de mi habitación. Estos fragmentos de luz arrebatan el aire y me regalan tu perfume como un recuerdo; como una estrella cayendo al lago en la negra noche.

Pienso en vos. Ya no queda más nada.

Acerco la yema de los dedos a mis labios y los acaricio despacio, aún más que tu adiós, los párpados se van cerrando y siento mi respiración que pasa por entre ellos y rebota en la palma de mi mano humedecida. El instante se queda quieto para siempre.

Vuelvo a mirar al piso apoyando el menton en mis nudillos; mi boca se quiere desparramar por el subsuelo. Quizá te encuentre en la alcantarilla surgiendo nuevamente de lo mas putrefacto de mi mente atormentada. Quizá solo seas el resto de una pesadilla, de un sueño roto.

Me gusta encadenarme a esto que ya no existe
mientras
tu boca está comiéndose el aire que queda.

Tus gemidos me desarman las cicatrices. Vuelvo a sangrar, vuelvo a hundirme en la sombra de mi alma. Por que el veneno que provocan tus partículas en mí, despidieron a patadas a esa miserable luz que entraba por la ventana.

Y si, ¿qué más podía esperar de esta oscura rosa disfrazada de lucero?











sOl.

julio 31, 2009

Taza vacía

Me miro como siempre, buscando el reflejo. Pienso que tal vez encontraré algo nuevo, algo ultra-corporal, algo que me mueva de mi asiento y me haga caer al piso de un sacudon. Pero no hay reflejo, a penas si hay una gota secándose en el fondo de la porcelana, junto a la cuchara.

La abandono.

Quién me manda a pensar en estas ideas raras de transpasar el té de vainilla y subir la colina de tus pechos, deslizarme hasta tu ombligo y besarte el puvis.

Mi labio se tuerce resignado y de un momento para otro ¡Un viento violeta!; miro de reojo a la izquierda y te recorro de pies a cabeza con mis ojos alucinados. Te devoro. Te extrangulo contra la pared.

Suspiro (antes de empaparme)

Mis ojos quieren ser dientes, quieren ser piel, quieren ser el aire que te toca las manos. El aire quiere extinguirse y que en un instante irremediable estes tan cerca mío como tu propia respiración. Ya siento las filas de tus pestañas acariciándome las mejillas en un parpadeo cuando me huelas la cara. Puedo sentir como ebulle el magma de tus piernas, como te chorrea hasta quemar el suelo donde estas parada y elevarte hasta el éxtasis vital de mi adrenalina callada.

Si, tengo que callar. Y este silencio me atormenta las ansias, me aniquila los huesos.

¡No puede ser! Me desnudas con una mirada, me haces cosquillas sin tocarme ni un pelo. ¿Qué hacer? Cada día me pongo mas sensual y en vos ese algo que muero por que cambie no cambia. Ni siquiera está.

Tendré que encontrarte en el baño y arrebatarte esa boca. Empujarte, cerrar la puerta y hacerte vibrar. No me importa, no me mires. Pero sentime, mi amor se resume en la totalidad de mi lengua desaforada. Te regalo mi universo sin pedirte siquiera un respiro. No, no me dejes respirar. No quiero despertar.

Mañana voy a hacerme otro té de vainilla, o quizá de frutos tropicales y voy a reflejarme buscando encuentros que se cumplen solo en ese instante que miro mis ojos llenos de sueños en una taza vacía.

julio 12, 2009

Tenue Silencio

En las esfinges marchitas
Respiran los ojos
El olor de la desgarradura,
El sabor de la sombra palida.

En el silencio
ella agoniza;

En la espera

Ella muere.


junio 21, 2009

ytodoynadaytodo




La niña frìgida
hoy
no quiere fluir
con los fluviales
de tu mente insana,
princesa de ningùn cuento.

vos con tu ruido emboscado de piedras
salvajes
y un tornado
de brazas distintas
a todos los fuegos
que alguna vez
te abrazaron.

y yo,
encantada
de acariciar
este silencio.

liberame, oh
dios de los dioses
del planeta extasiado de belleza.

Que el paraiso nazca hoy
en la ausencia de algo que
fue y es lo mismo: ausencia.

Temblá temblor,
surgì entre mis poros, por nada
y partime cual rayo exagerado
en tormenta elèctrica.

Si!
partime y re-partime
por las particulas del aire
asociadas
entre ellas
y con tu algo que
no està.

y entre todoynada cerrar los ojos
y que el otoño
desaparezca para siempre
por que mi ocrefusilado
no puede mas con èl,
ni conmigo.

y yo, menos con ninguno de los dos.






sOl.

junio 15, 2009

remolinos

Escurro el corazón

para nuevas brisas

o tormentas,

para algo.

El silencio el vacío el desesperar
el acariciarte el correr el detenerse
en tus ojos
o en los tuyos

el bailar el caer el respirar
el alba
el alma
el arte amor
el alcohol el aire
el agua
el techo lloviendo
estrellas barcos abismos
estrechos espacios heridas.

Que fluya el rio de mi mente
con el de mi corazon y mi alma

y
me encuentre
me desvíe me nuble
mire ojos desconocidos
y me vuele me estrelle me estalle
me amanezca
me arranque
me marchite

y vuelva a florecer

en otros ojos
desconocidos
y asi

again

una y otra, y otra

vez...















sOl.*

junio 14, 2009

umbral erizado



y de un soplido




me hundo
me besas


y los tonos

del arcoiris



son un campo de truenos freneticos en la luna
un puñal en el nucleo de mi pecho


y vos,

mujermetal

que no deja de perpetuarse

en este quiebre.
entre lineas
te huelo
abrazo el libro de poemas
como si te personificaras
no logro nada, mas que sollozar

me voy a ninguna parte
al cento que buscas
y encuentro
en mis ojos
los tuyos
revelandose


y me llevan al ahorque
inmundo
de ultrisima
tumba.
complises

de sombras


en el mar


del olvido
irse

dentro mío fuera tuyo
a la cuspide rabiosa
que me envuelve como presa
en sus fúnebres manos
miserables seres

los que habitan


en este cuerpoangustia

junio 10, 2009

El eterno angel

Aún recuerdo cuando el sosiego se le escapó de las manos, su mirada amenazadora contra la jovencita que lo acompañaba, era delatora. Claro que ella no lo percibía, notase exaltada, moviéndose al compás de los tambores con su pollerita rojoscura danzando con el vientecillo caluroso que desprendía del bullicio. Ella se sonreía con adoración y furor inextinguible, no le importaba que él no fluya con ella, no le importaba que alguien siquiera dance a su son, ella era como el río y si alguien se quería lanzar pues, lo llevaría hasta el mar del éxtasis.
Fue justo en ese instante. La niña se había liberado de sus ropas y levantó sus brazos para sentir la brisa fresca que pasaba por encima de la manada de cabezas, estiró los dedos inhalando golondrinas, sus talones se elevaron, mientras sus ojos iban cerrándose (era como un ángel que brillaba cual lucero etéreo en el medio del abismo celestial) cuando él, abrió sus ojos desquiciados, sus pupilas hinchadas desprendiendo escrúpulos y los huesos de sus dedos tronaron resentidos, con un ímpetu que detonó su cordura para siempre.

Suena y resuena el reloj anticuado de la columna de mármol tallada, sentado en el sillón inglés verde musgo la observa fija y constantemente, mientras le titilan las pupilas, las palmas de la mano son un lago de sudor atormentado, y el pie derecho daba golpecitos apresurados en la madera lustrada. Hace horas que ella estaba conectada con su piano de cola, estremeciéndose entre las notas, era una cuerda más que percutía con los macillos de fieltro. Sus dedos eran mariposas y ella también, por lo cual abandonó las teclas y se lanzó por la ventana que daba al jardín del frente, siempre lo hacía. Caía entre las flores, como una mas de ellas, se deslizaba entre las partículas de perfumes dando vueltas y vueltas, acariciando los pétalos, hasta caer por una pequeña colina que concluía en su árbol preferido, claro que amaba a todos los árboles y seres, pero éste era mágico, el mas fabuloso que pueda existir en su corta vida. Trepaba sin escándalos y se aferraba a un inmenso brazo del cual salían ramificaciones finitas que caían hasta el suelo, y de ella, a la vez, salían otros tallos diminutos con flores amarillas. Allí se quedó hasta caer con el sol y correr entre el rocío que entraba por sus poros, abrió la puerta extremadamente alta y entró a la antigua casona, se sacó los zapatitos y se puso a pintar las estrellas. Él seguía en el sillón postrado, como enfermo, la había estado observando la tarde entera, hasta la miraba cuando ella soñaba entre los tules diáfanos que tejían las hadas del árbol.
Tocaron las nueve de la noche y ella corrió y se sentó en la rodilla izquierda de su padre, quien casi sádico, no dejaba de horrorizar su cabeza con ideas perversas. Se paró bruscamente y ella cayó en el piso, no le dio interés alguno... Siguió resbalando como si fuera una pista de patinaje. Él, casi corría a un rincón de la casa que era su deleite... No tenía ventanas, las paredes eran negras y algunas luces tenues que chorreaban por el suelo helado. El escaso aire que corría por ese pequeño agujero era inquietante, turbio, nervioso. Se encerró ahí más de tres crepúsculos, quien sabe a hacer que.

La pequeña, ya hacía siete años que había perdido a su madre. Por lo cual, se manejaba segura y sin ayuda. Se levantaba, peinaba su largo cabello alisado con la peineta de su difunta progenitora, preparaba té de almendras con unos pastelitos de canela y los adornaba con pimpollos de jazmín recién cortados del jardín. Luego se ponía sus zapatitos rojos y su vestidito amarillo con listones y se sentaba en su piano por horas interminables.
Fue esa noche que volvía revoloteando entre las gotitas de rocío, en la que tropezó y rodó por las escaleras llenas de musgo, se desmayó en ese sótano horripilante de su padre, al golpearse la cabeza contra los fierros oxidados de un escritorio viejo y destartalado.
El reloj marcaba el comienzo de otro día en esa noche sin luna, cuando él bajó esas escaleras y se envolvió del olor putrefacto que, sin duda, gozaba. La encontró en el piso y sus pupilas se detonaron aún más al ingeniar un malévolo plan en menos de una centésima.

Despertó confundida, sollozando y con un dolor de cabeza que le hacía extrañar a la madre. Él la miró simulando amor y le ofreció una sopa de hongos que le había preparado, ella estaba tan concentrada recordando esas caricias maternas que tanto le hacían falta en situaciones riesgosas como ésta, que no notó esa burbuja oscura que estalló en la boca de su padre, ni menos sus ojos desaforados. Tomó el caldo y se movió suavemente al sillón donde su madre le contaba cuentos en esas noches silenciosas, se abrazó al almohadón de plumas y lentamente fue entrando en un sueño excéntrico, trataba de subir los párpados, pero estaban tan cargados como la desorbitada posesión que él sentía sobre la chiquilla.
Una vez seguro de que el exagerado sedante había hecho efecto sobre ella, comenzó su ritual.

Sucedió sobre el escritorio del sótano, con las velas de esencia fúnebre... El silencio se rompía con sus gimoteos disonantes de ansias insaciables, su piel estallaba en un infierno maniático, y sus manos entretenidas con las cucharas de cobre puntiagudas que había sacado de la pared del comedor. Escarbaba por debajo de los párpados de la criatura, quebrando el nervio óptico, la vena y arteria retineana, hasta lograr sacarle los ojos, los cuales puso cuidadosamente en un recipiente con agua. Siguió por sus manos sobrenaturales... Le arrancó sus muñequitas, concentrado minuciosamente, y las dejó sobre un pañuelo de seda que le cubría la cabeza a la niña, antes de caer por las escaleras. Se detuvo en su piel, y la devoró con la nariz, emanaba un perfume lunático, paradisíaco, estelar, que lo dejaba atónito y más se elevaba el poder de su locura. Quería apropiarse de ella, fundirla a su piel, así nadie se la quitaría nunca jamás. Prosiguió tirándole un líquido extraño que ablandó toda su piel, su carne y hasta diría que sus huesos, todo sin quebrar ni siquiera un bello. Le hizo un pequeño corte en la planta de los pies, y empezó a arrancarle toda la piel, como a un leopardo para hacerlo alfombra, sin frenos y sin pena. La niña estaba totalmente desnuda y se podía ver la sangre corriendo por sus venas paulatinamente. El desvencijado cerebro de éste monstruo no parecía incesable. Cortó su carne en trocitos, cual ternero degollado, y la licuó en su propia boca, masticando cada nervio, haciendo buches y escupiéndolo en un tazón de porcelana. Estuvo toda la noche hasta triturar el último pedazo de músculo y entonces comenzaba a escurrir la sangre y la ponía en otro tazón. No se agotaba, aunque el sudor no abandonaba su piel ni por un segundo, le caía a goterones por su gélido cuerpo desnudo. Tomó la sierra y cortó sus huesos a una medida similar a los dientes. Los molió como nuez moscada y los guardó en un tarro, al cual antes de taparlo le escupió su esencia misma.
Dejó un día entero descansando el cuerpo mutilado, rodeado de sahumerios hechos con la sangre de la hija.

Tocaron las nueve de la noche: Afuera parecía que las nubes habían bajado a ocupar todo el jardín, las ventanas opacadas, blanquecinas. El feroz hombre bajó a su templo terrorífico, que por cierto, era su paraíso. Agarró las agujas enhebradas con hilos gruesos y grasosos y se coció la piel de la víctima a la suya. Haciendo pequeños bolsillos donde guardaba la carne triturada y luego los cerraba. En algunos sitios, cortó sin pavos su carne e introdujo la otra, uniéndolas para el resto de su vida. Bebió la sangre desprendiendo un gesto de placer de su última mirada. Se aspiró el polvo de huesos por la nariz y totalmente ido, se arrancó un ojo y colocó el pequeño ojo remojado en el hueco lleno de pegamento. El otro ojito lo devoró gozoso, chapándose los dedos, absolutamente excitado. Ahora era el turno de las manos, así que tomó la cuchilla y se rebanó la mano derecha, le siguió el hecho de cocerse las dos diminutivas manos de la infante a su muñeca que derramaba un río de sangre, no le dio importancia en absoluto, se había vestido de rojo hace ya bastantes noches. Y ese color se tornaba bordo, casi negro, despidiendo ese olor putrefacto de gusanos a punto de venir. Su cuerpo transformado de ira, de algo sìnico, satánico, algo que era su propia morada.
En sus últimos gemidos, aún recuerdo que se arrastró hacia el escritorio desgastado y con un esfuerzo desmesurado tironeó del pañuelo de seda que colgaba del borde, cayó en su nuca el cofre de oro donde había guardado el pequeño corazón, y el golpe lo perpetuó en ese charco de coágulos colosales.

Las agujas del enorme reloj tocaban el nuevo día, la niebla despidiéndose a lo lejos, el piano abierto, el jazmín en la eterna espera, la canela intacta, las almendras conservaban aún su forma y el pelo de la niña jugando con el viento, volando entre los rayos de sol que le daban ese resplandor dulce, revolviendo con una sutileza adorable los pétalos que desprendían esos átomos perfumados del arco iris que los invitaba a lanzarse por ese tobogán multicolor hasta sacudir las cuerdas del piano y emitir la música que palpitaba en la brisa que se expande hasta hacer vibrar esas florcitas amarillas que caen como cascada de suspiros de la rama de aquel fantástico árbol.












sOl Zurita Aleñà .***

junio 07, 2009

Ausente Presencia




imaginarlo
imaginarlo todo

imaginar tus labios, tus piernas, el silencio
imaginar tu aliento, tus venas, el mareo
imaginar tus manos, tu piel, la ausencia
imaginar tu pelo, tus dientes, el éxtasis
imagiarte imaginandome imaginandote
mientras yo imagino que te imaginas
corriendo por la oscuridad y tropezas en
mi piel
y te deslizas
hasta
estallar
entre mis
piernas
y re-partirte
en partículas
que hacen escàndalo
en mi cuerpo
mi cuerpo
mi cuerpo mi cuerpo
tiembla y vos sos el viento
que me envuelve
siempre en primavera


te respiro
te aspiro
te degluto
te acaricio
te devoro
sobre la lluvia de luceros
radiantes
frenèticos
que parten tu cuerpo
tu cuerpo tu cuerpo
tu cuerpo
es
la estampida de besos musicales
que pinto
en las desesperadas ansias
escapàndose
por entre tus labios, rozando tu lengua
y llegan, cual torbellino
avivando
este incendio còsmico
y
elèctrico
que arraza con todas
estas imàgenes
imaginadas
imaginariamente por mi
imaginación
y emigran
a la otra constelaciòn,
la de tus ojos de mar salvaje
tus dedos de lunas fantàsticas
el fluìdo de chocolate
invadiendo
mi boca
fragmentada
entre tu boca
y tus piernas,
las entrañas
y tu cuello mojado
mordido
morbomortal
respirando las sustancias
de estas flores multicoronadas
del cosmos de esta fusion
imaginaria que no acaba
por que no
acaba
por que no empieza
por que fluye
como los licores
lenta y pausadamente
por mi oído
desarmando
mi integridad
con tus gemidos sinfònicos
rearmando
los planetas naranjas
en donde habita
la polaroid
de esta
locura ordinaria (imaginaria)
que me hizo
concluir mi calma
y empezar
a
imaginar.






(...)

foto: sol.








sOl...*

junio 04, 2009

Ventanas blancas, calles, gente

Podes estar dando vueltas
sin verme,
o mirándome sin dar vuelta
los ojos.
Cesar las ansias escandalosas sobre el desierto
de no-flores o
tal vez
ser el desierto
de besos (aniquilados)

Podemos estar veinte años danzando entre los bares,
las plazas y letras
sin darnos cuenta que no nos damos cuenta
del encuentro
a toneladas
que vibra, pero no pasa,
en el cosmos de la
orgía de sonidos y colores
y subcolores y gotas,
gotitas, gatos, vinos
ojos turbios,
lunas secas,
ahogadas,
soles de tierra, de ríos,
ríos de risas, llantos,
noches de sangre y humo
días de perplejidad y ausencia
y aún, más martirio amarillorojoblandosecofrìo.
Podes ser acróbata
en los tules diáfanos
que tejen las soledades de mi
mente.

Puedo murmurarte
chitomanías, chasquisales,
purrivelos tucutrímonos
en mi abdomen
multitembloroso y
entusiasmado
con el aire que lo recorre.

Podes estar a diez cuadras,
diecinueve años,
una carcajada y ocho muertes,
alguna inmensidad de albas,
un niño y veinticinco
jóvenes destartalados,
dos colectivos y un paseo
por todas las estaciones de las
particulas
que emana tu esencia desde que
tu espermatozoide penetro a tu óvulo y tututu, ocupado.

Podes atraparme para siempre
en la espera de tu regreso
o
regresar insasiable y ansiosa
a la
espera de atraparme para siempre.

Yo puedo seguir
en el suspiro
que flota, sin cansancio
en los rujidos fabulosos
sobre mi cuello perfumado, intacto
de frenéticas
ondas espaciales y
caer en el piso de este camión
y ver chorrear por unos ojos
ese dejo de vida.

Podes no dejarme terminar
con estas letras que
desbordan
sobre los labios que
todavía
sigo mordiéndome
o
podes terminar de morderme los labios
y desbordar
lo que
no está.


Sol Z A

mayo 19, 2009

hasta los huesos




Me acarician tenues los filos del
silencio,
eterno ausente
nauta y acosante entre las venas
aniquila
el borde de la calma

Se posa frenético
invade la mal oliente entraña
que me convive
escupiendo gemidos
de sudor desorbitado
el tímpano se convierte en sangre
y las huellas mutiladas...

El aliento se congela
en el vidrio que grita
y penetra
las ansias

nube tóxica
que asfixia las pupilas

Miedo tormentoso
tiene hambre de neuronas
y las devora insatisfecho

Furia sabrosa del violín
que, muerto
se extingue
y penetra






se instala
en
mis restos.











sOl.*

frágiles cuerpos




Es una piedra que no se firma,
un puente irrevertible
un gris.océano contínuo
un rojo podrido estático
un azul estéril
Receta de pañuelitos surcados
de estricto fragmento aislado
de bandoneón desafinado
violín gastado
piano de cola gritando ausentes.
Amenaza la primavera con rendirse a sus pies rotos
arraza el vendaval y luna exacta
para embriagar la soledad con pétalos rancios
para embriagar los pétalos con sanjas putrefactas
de pieles muertas
y cadáveres envueltos en alquitrán (sangre podrida)
Es un pacto entre mis huesos y ella que me busca desfavorecida
atolondrada
abismal
me busca en mis pálidos ojos,
en las cucarachas azotadas de la vuelta en mis dedos
entre mis mil uñas quemando soles
me busca envolviendo mi estrella de penumbras rasgantes
en los mil gritos de pájaros satánicos
en la vuelta eterna de mi locura errante
entre los mil voltios y los innumerables espejos rotos,
cristales sabios
ondas que abren puertas extrañas
a paraísos mudos
(momento en el que pierdo mi postura y entro.)
árboles sordos,
agua seca : tierra frenética : Viento estático : Fuego sin ser : trueno estelar, música espantada, espasmos quebrados, ciego cielo, infierno abismal ruin zen.

entender con la mente sin ventanas
con el óxido en los pulmones
y con las arterias ebrias de cánceres

dejarse

solo dejarse.










sOl.*

mayo 17, 2009

suspirando arena




arena que guarda suspiros
de piedra
suspiros que suspiran
en los velos del alba

suspiros náufragos
en el resto
del olvido

salvajes
frenéticos
hambrientos de las olas
bañadas de metal

suspiros de arena
arena de suspiros

suspiros que se fueron
en el vendaval
de tu mirada
perdida

y yo
marcando mis fugaces
huellas
en la
arena
que suspira.

mayo 15, 2009

Sol




Un jardín azul donde el viento desnuda las flores

mayo 06, 2009

Detrás de la retina

Transito el puente astillado
fieras salvajes azotan los pasos
que todavía
no rujieron la tierra

Aca parada con el espejo rabioso
de alambres sedientos
ahorcando mis sueños
exquisitos

¡Arremete! niña claustrofóbica
contra los monstruos podridos
de la noche oculta
del sol que turba
los oídos sordos

Los labios marchitos
de no decir nada
la gargana disfónica
de vociferar frenética

el corazón solloza
recuerdos barreras

el alma solitaria silenciosa absurda
querer quebrar el alba
fundirse en la eternidad

y nada.





Sol Zurita Aleñá

mayo 03, 2009

sendero

Luces, música de festejo y movimientos etílicos
se lucían esa noche ante mis ojitos alucinados
de su luz, luz que todavía no descubría y empezaba a brillar...

Esa mirada lo dijo todo...
mas timidamente quise estremecerme entre tus ojos
pero te agarré de la mano y te llevé a saltar entre la gente
por lo menos iba a sentir tu calor entre mis brazos
tratando de no perderte
entre los pies agitados.

No tardó la locura en desarmarte la boca
solo un atardecer mas y la luna cayó en nuestros brazos
entre cervezas, algún fernet y cigarrillos
nos encontramos
casi a empujones
de otras manos
pero nos encontramos.

Y entre sonrisas y perfumes
nos entregamos enteras
hasta el alba...

Me fui caminando
con una brisa en los pasos
¡¡y una adrenalina!!, la lluvia acariciaba
mi sobretodo negro, mi pelo recojido, mis piesitos
disfrutando el andar.

Una semana nos quedamos y marchaste
a 1627 kilómetros al sur, masomenos...
a tu casa.

Jamás tuve tanta tranquilidad en mi recuerdo
que aquellos días...
aunque estaba inquieta... y tardé poco mas de un mes
y fui a besarte entre cielos hermosos,
montañas divinas,
lagos azules de sueños reales
una luna creciente y al lado derecho:
dos estrellas, la noche
la arena...
mi cuaderno y unas flores.


Y entre desvelos, caminatas, mochilas y hongos...

otra vez Buenos Aires
lleno de chocolates, dulces y fotos
pero sin vos.

Sin saber que en 14 días... nos volvíamos a ver...
viniste volando
como las hadas de los cuentos
a tirarme polvos mágicos
y enriquecerme el alma
y el corazón
con tu néctar.

Recuerdo que aunque
al rededor
las cosas eran horribles...
todo fue tan
fantástico que me olvidé
del ahorque de los pibes drogadictos de Retiro y
de mi cuederno extraviado, entre otras cosas.

Otro año que empieza y las burbujitas
de nuestro champagne
emanaban
la música que estaba sonando en nuestra propia piel,
y en los vidrios
de las copas
chocando, rozandose, queriendo fundirse...
pero eso fue la tarde siguiente
entre nuestros cuerpos.

No tardó en llegar el sol
tocando nuestras pupilas
y otra vez a despedirnos.

¡Tarde, tardísimo!

el tren en el que entre en andén y andén
nos dormimos hasta la última estación,
el taxi... y perdiste el viaje en el aire...
asi que fuimos a caminar frente al río de aguasucia
del caótico Buenos Aires...

Volvimos al despegue
sin saber si subías o no al maldíto avión
te abrazé esperando volverte a ver
dentro de cinco minutos...

cinco minutos que fueron sesenta
y jamás saliste...me fui con mia lágrimas mirando
el cielo
vacío...no estabas, ya no estabas ni lléndote.

Otro mes y yo no contaba ni dos nueces
junté las chirolas, las ropas, las estrellitas de porcelana
dentro del sobre de colores y la cartita
y me fui a buscar el papel que era la llave
hasta vos.

¡Qué increibles paisajes fotografié aquella vez
detras de los vidrios de ese micro!

¡ahhh! que placer
otra vez en tus brazos
entre rayos de soles, estrellas fugaces
flores y frutos del bosque encantado.

Fueron tres semanas
y nos despedimos hasta abril, sabíamos que
pasaría mucho tiempo... y las lágrimas salieron instantaneas al sentarme en ese asiento, mirandote desde arriba
y vos en el colectivo llendote a trabajar
y yo a punto de emprender un viaje por el I-Ching
con Lucas, un músico agradable que conocí en aquel viaje
retorno a la putrefacta ciudad, pero mi lugar estaba aquí.

las llamadas despues de las diez
hasta las seis, a veces
amanecía y con el tubo mojado
y los ojos pesados
y el sueño pasaba sin golpear


Pasó pasó y ahí llegaste
una noche inesperada
sonó el celular
y estabas en el barrio
de mis entrañas sangrantes.

mi mente se marchitaba de tanto querer brillar
y me anulaba los sentimientos...
igual te abrazé después de mas de un mes
sin mirar esos ojitos manchados
sin la brisa de colores
ni perfume de constelaciones ajenas

y aquí vivimos nuestros días y noches...
pocas estrellas y muchos besos...
mucho pensar poco siente mi pecho.
rebenté como mil mares chocando
y termino en tu llanto de cristales rotos
aunque te convencí con
mis besos llenos de amor, de verdadero amor
y corrimos las pelotas naranjas
conocimos gatitos callejeros carenciados
de mimos
dejamos entrar
el canto de los pájaros
que invadieron la noche
que me dijiste que
era yo la razón de tu presencia...y te amo
fueron las palabras
que se deslizaron por mi piel
y cayeron en mi cabeza
como una bomba de tiempo.

Llegó un viernes,
dueño del vientre del que vengo
y vos te fuiste otra vez...

y ahora con mis uñas
rojas-verdes
quiero rasguñar las paredes
de mi corazón
dejarlo sangrar
y que hierba a mil grados centígrados
en la cúspide de los milagros
que se deslize hasta llegar a ahogar cualquier
mal-pensamiento
de tu mente
y de la mia

confesarte mi amor y que no existan
las cuestiones
y viceversa.

que esa mirada lo siga diciendo todo...

que mis ojos siempre

sigan alucinados de esa

luz...
que voy descubriendo
y brilla cada vez mas.






sOl.

mayo 01, 2009

¡un regalo para la máma!
Felizcumpleeeee


Surge la vida como el capullo de una flor
envuelto en innumerables pétalos huracanados y tranquilos
revolviendo el aire al rededor, anunciando su éxtasis vital que se
abrirá emanando su perfume sideral,
paseando entre los aleteos de mariposas
de la mano hasta la cumbre del tallo para lucirse en ese instante
eterno de mágica perpetuidad espiritual. Va soltando su frescura
en cada alba musical, sus colores irradiando paz...
A la noche la oscuridad la vuelve chiquita chiquita, pero las luciérnagas hacen brillar su cristal,
la luna se posa en el universo compartiendo todo con ella
y ella con todo... sin pero, ni para, ni por.
Pasan los vientos, las lluvias, las hadas... algunos pétalos vuelan hacia ningún lugar, a otros los devoran los insectos
hambrientos de su néctar, los viejitos se encojen, se vuelven a cerrar,
se tornan amarillos, ocre... pero NO fusilado! Por otros
resbala una semilla
acariciandolos enteros, dejándose caer a la vida,
entregándose con ansias a desbordar su adrenalina y su hermosura, su tranquilidad inquieta,
su aura que nace y re-nace en cada suspiro de los ángeles que contemplan su belleza.
¡Qué bello es ser!, vivir... todos vivimos, pero algunos solamente hasta quietos saben sacar una sonrisa, o hacer caer una lágrima
transparente, como su propia piel, simple, sin color.
Hasta secas en el suelo derraman hermosura...algo de nostalgia,
es como si automáticamente cayera y soltara un líquido
que recorre por toda la tierra y sube por los pies hasta el alma y
nace esa mirada natural llena de su esencia misma:
flores, perfumes,
colores,
brisas, golondrinas, amores, tonos, música, arte... VIDA!!!
El mismísimo capullo que vamos abriendo y soltando nuestra presiosura,
cada instante, dejando caer lo rancio y creciendo hasta estar en el jardín donde flotan las mágicas aguas del lago de los sueños.




sOl.