octubre 06, 2009

cuando el tiempo es agua
cuando las sombras son el abrigo
las brazas retroceden en los ojos
se frena el pacto del perdòn
se abre la mente
se abre el alma
se reflejan
en tus ojos
los brotes
del campo azul
se conoce al dolor
como una mariposa
que vuela al alba
busacando su esplendor
Los frutos secos vibran
chorreando mùsica

y en el rìo se reflejan
los movimientos del viento
cuando las alondras
vuelan por ahi y lo hacen temblar
entre los rayos del sol
son momentos
que me abrazan
que cirnen
la esencia divina
en mi ternura
y solo puedo
soplar
colores
y un estremecedor silencio.

1 comentario:

Al Hrrera dijo...

El silencio interior es una de las cosas más ególatras y necesarias de una persona. Si Wilde viviera, me daría la razón.

Gran confesión. Sigo leyendo.