mayo 28, 2010

Otoño

mirame
quiero morir y nacer innumerables veces
en el parpadeo de un gorrión

ser como la estrella que atraviesa la noche
y se posa como un rayo entre medio de las hojas
del árbol de los sueños
formando islas de arena en las palmas de mis manos

cae
se derrite
como mi mente
en el túnel del tiempo
hasta el color aturdido
que escuchan tus silencios

tus callados silencios


esplendor

tu piel
viaja por mi alma
y tengo la luna amarilla
en mi boca

música

perfume real
estremece mi cuerpo
y te beso
eterna,
desnuda

luz de la naturaleza

todavía no es momento
de deleitarme de suspiros
entre hamacas doradas
y azules sensaciones
puesto que
hay que regar el jardín de las miradas
hasta ser el gorrión
que parpadea en el arcoiris de tu estómago
y sale por tu boca
convertido en canción.






mares de sol.

No hay comentarios: